2020-04-21T17:43:00-05:00

Los Mejores Salmos Para La Sanación Del Mundo

Los Salmos Son 150

Los Salmos son poesías  de alabanza a dios que se canta en celebraciones de la religión judía y cristiana, que lo componen cada una de las ciento cincuenta que componen el Salterio.


Estos fueron creados desde Moisés hasta Cristo, y fueron transformados en himnos sagrados a través del cual el pueblo de Dios los utiliza para alabar al Altísimo, suplicando Su misericordia, agradeciéndole los beneficios recibidos,  el autor de la mayor parte de ellos fue David.
Indudablemente los salmos transmiten una magia divina, y los estudiosos de Cabala descubrieron que se hicieron con los valores numéricos de cada una de las 22 letras del alfabeto hebreo.
Los Salmos ayudan a resolver positivamente situaciones difíciles del ser humano en todos los sentidos.
Los Salmos más potentes para estos tiempos de pandemia son:

Salmo 2 - Para iluminar y tomar una fuerza mayor en un momento de dolor, abre la visión, la intuición, la clarividencia y el poder sanador, restaura la armonía, recupera los derechos y la dignidad.

2. ¿Por qué se amotinan las gentes,

Y los pueblos piensan cosas vanas?

2 Se levantarán los reyes de la tierra,

Y príncipes consultarán unidos

Contra Jehová y contra su ungido, diciendo:

3 Rompamos sus ligaduras,

Y echemos de nosotros sus cuerdas.

4 El que mora en los cielos se reirá;

El Señor se burlará de ellos.

5 Luego hablará a ellos en su furor,

Y los turbará con su ira


6 Pero yo he puesto mi rey

Sobre Sion, mi santo monte.

7 Yo publicaré el decreto;

Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú;

Yo te engendré hoy.

8 Pídeme, y te daré por herencia las naciones,

Y como posesión tuya los confines de la tierra.

9 Los quebrantarás con vara de hierro;

Como vasija de alfarero los desmenuzarás.

10 Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes;

Admitid amonestación, jueces de la tierra.

11 Servid a Jehová con temor,

Y alegraos con temblor.

12 Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino;

Pues se inflama de pronto su ira.

Bienaventurados todos los que en él confían.

Salmo 9 - Mantiene la esperanza, especialmente en casos de enfermedad grave. Hace revelaciones a través de los sueños; descubre su vocación.

Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón;

Contaré todas tus maravillas.

2 Me alegraré y me regocijaré en ti;

Cantaré a tu nombre, oh Altísimo.


3 Mis enemigos volvieron atrás;

Cayeron y perecieron delante de ti.


4 Porque has mantenido mi derecho y mi causa;

Te has sentado en el trono juzgando con justicia.


5 Reprendiste a las naciones, destruiste al malo,

Borraste el nombre de ellos eternamente y para siempre.


6 Los enemigos han perecido; han quedado desolados para siempre;

Y las ciudades que derribaste,

Su memoria pereció con ellas.


7 Pero Jehová permanecerá para siempre;

Ha dispuesto su trono para juicio.


8 El juzgará al mundo con justicia,

Y a los pueblos con rectitud.


9 Jehová será refugio del pobre,

Refugio para el tiempo de angustia.


10 En ti confiarán los que conocen tu nombre,

Por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.


11 Cantad a Jehová, que habita en Sion;

Publicad entre los pueblos sus obras.


12 Porque el que demanda la sangre se acordó de ellos;

No se olvidó del clamor de los afligidos.


13 Ten misericordia de mí, Jehová;

Mira mi aflicción que padezco a causa de los que me aborrecen,

Tú que me levantas de las puertas de la muerte,


14 Para que cuente yo todas tus alabanzas

En las puertas de la hija de Sion,

Y me goce en tu salvación.


15 Se hundieron las naciones en el hoyo que hicieron;

En la red que escondieron fue tomado su pie.


16 Jehová se ha hecho conocer en el juicio que ejecutó;

En la obra de sus manos fue enlazado el malo. Higaion. Selah


17 Los malos serán trasladados al Seol,

Todas las gentes que se olvidan de Dios.


18 Porque no para siempre será olvidado el menesteroso,

Ni la esperanza de los pobres perecerá perpetuamente.


19 Levántate, oh Jehová; no se fortalezca el hombre;

Sean juzgadas las naciones delante de ti.


20 Pon, oh Jehová, temor en ellos;

Conozcan las naciones que no son sino hombres. Selah


Salmo 18 - Para agradecimiento , como la curación de una enfermedad, la creación de conocimiento y el desarrollo de los dones naturales.

Te amo, oh Jehová, fortaleza mía.


2 Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador;

Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré;

Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.


3 Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado,

Y seré salvo de mis enemigos.


4 Me rodearon ligaduras de muerte,

Y torrentes de perversidad me atemorizaron.


5 Ligaduras del Seol me rodearon,

Me tendieron lazos de muerte.


6 En mi angustia invoqué a Jehová,

Y clamé a mi Dios.

El oyó mi voz desde su templo,

Y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.


7 La tierra fue conmovida y tembló;

Se conmovieron los cimientos de los montes,

Y se estremecieron, porque se indignó él.


8 Humo subió de su nariz,

Y de su boca fuego consumidor;

Carbones fueron por él encendidos.


9 Inclinó los cielos, y descendió;

Y había densas tinieblas debajo de sus pies.


10 Cabalgó sobre un querubín, y voló;

Voló sobre las alas del viento.


11 Puso tinieblas por su escondedero, por cortina suya alrededor de sí;

Oscuridad de aguas, nubes de los cielos.


12 Por el resplandor de su presencia, sus nubes pasaron;

Granizo y carbones ardientes.


13 Tronó en los cielos Jehová,

Y el Altísimo dio su voz;

Granizo y carbones de fuego.


14 Envió sus saetas, y los dispersó;

Lanzó relámpagos, y los destruyó.


15 Entonces aparecieron los abismos de las aguas,

Y quedaron al descubierto los cimientos del mundo,

A tu reprensión, oh Jehová,

Por el soplo del aliento de tu nariz.


16 Envió desde lo alto; me tomó,

Me sacó de las muchas aguas.


17 Me libró de mi poderoso enemigo,

Y de los que me aborrecían; pues eran más fuertes que yo.


18 Me asaltaron en el día de mi quebranto,

Mas Jehová fue mi apoyo.


19 Me sacó a lugar espacioso;

Me libró, porque se agradó de mí.


20 Jehová me ha premiado conforme a mi justicia;

Conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado.


21 Porque yo he guardado los caminos de Jehová,

Y no me aparté impíamente de mi Dios.


22 Pues todos sus juicios estuvieron delante de mí,

Y no me he apartado de sus estatutos.


23 Fui recto para con él, y me he guardado de mi maldad,


24 Por lo cual me ha recompensado Jehová conforme a mi justicia;

Conforme a la limpieza de mis manos delante de su vista.


25 Con el misericordioso te mostrarás misericordioso,

Y recto para con el hombre íntegro.


26 Limpio te mostrarás para con el limpio,

Y severo serás para con el perverso.


27 Porque tú salvarás al pueblo afligido,

Y humillarás los ojos altivos.


28 Tú encenderás mi lámpara;

Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas.


29 Contigo desbarataré ejércitos,

Y con mi Dios asaltaré muros.


30 En cuanto a Dios, perfecto es su camino,

Y acrisolada la palabra de Jehová;

Escudo es a todos los que en él esperan.


31 Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová?

¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?


32 Dios es el que me ciñe de poder,

Y quien hace perfecto mi camino;


33 Quien hace mis pies como de ciervas,

Y me hace estar firme sobre mis alturas;


34 Quien adiestra mis manos para la batalla,

Para entesar con mis brazos el arco de bronce.


35 Me diste asimismo el escudo de tu salvación;

Tu diestra me sustentó,

Y tu benignidad me ha engrandecido.


36 Ensanchaste mis pasos debajo de mí,

Y mis pies no han resbalado.


37 Perseguí a mis enemigos, y los alcancé,

Y no volví hasta acabarlos.


38 Los herí de modo que no se levantasen;

Cayeron debajo de mis pies.


39 Pues me ceñiste de fuerzas para la pelea;

Has humillado a mis enemigos debajo de mí.


40 Has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas,

Para que yo destruya a los que me aborrecen.


41 Clamaron, y no hubo quien salvase;

Aun a Jehová, pero no los oyó.


42 Y los molí como polvo delante del viento;

Los eché fuera como lodo de las calles.


43 Me has librado de las contiendas del pueblo;

Me has hecho cabeza de las naciones;

Pueblo que yo no conocía me sirvió.


44 Al oír de mí me obedecieron;

Los hijos de extraños se sometieron a mí.


45 Los extraños se debilitaron

Y salieron temblando de sus encierros.


46 Viva Jehová, y bendita sea mi roca,

Y enaltecido sea el Dios de mi salvación;


47 El Dios que venga mis agravios,

Y somete pueblos debajo de mí;


48 El que me libra de mis enemigos,

Y aun me eleva sobre los que se levantan contra mí;

Me libraste de varón violento.


49 Por tanto yo te confesaré entre las naciones, oh Jehová,

Y cantaré a tu nombre.


50 Grandes triunfos da a su rey,

Y hace misericordia a su ungido,

A David y a su descendencia, para siempre.

Salmo 69 - Para lograr sanación en los tratamientos médicos y cirugías complicadas.

Sálvame, oh Dios,

Porque las aguas han entrado hasta el alma.

2 Estoy hundido en cieno profundo, donde no puedo hacer pie;

He venido a abismos de aguas, y la corriente me ha anegado.

3 Cansado estoy de llamar; mi garganta se ha enronquecido;

Han desfallecido mis ojos esperando a mi Dios.

4 Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa;

Se han hecho poderosos mis enemigos, los que me destruyen sin tener por qué.

¿Y he de pagar lo que no robé?

5 Dios, tú conoces mi insensatez,

Y mis pecados no te son ocultos.

6 No sean avergonzados por causa mía los que en ti confían, oh Señor Jehová de los ejércitos;

No sean confundidos por mí los que te buscan, oh Dios de Israel.

7 Porque por amor de ti he sufrido afrenta;

Confusión ha cubierto mi rostro.

8 Extraño he sido para mis hermanos,

Y desconocido para los hijos de mi madre.

9 Porque me consumió el celo de tu casa;

Y los denuestos de los que te vituperaban cayeron sobre mí.

10 Lloré afligiendo con ayuno mi alma,

Y esto me ha sido por afrenta.

11 Puse además cilicio por mi vestido,

Y vine a serles por proverbio.

12 Hablaban contra mí los que se sentaban a la puerta,

Y me zaherían en sus canciones los bebedores.

13 Pero yo a ti oraba, oh Jehová, al tiempo de tu buena voluntad;

Oh Dios, por la abundancia de tu misericordia,

Por la verdad de tu salvación, escúchame.

14 Sácame del lodo, y no sea yo sumergido;

Sea yo libertado de los que me aborrecen, y de lo profundo de las aguas.

15 No me anegue la corriente de las aguas,

Ni me trague el abismo,

Ni el pozo cierre sobre mí su boca.

16 Respóndeme, Jehová, porque benigna es tu misericordia;

Mírame conforme a la multitud de tus piedades.

17 No escondas de tu siervo tu rostro,

Porque estoy angustiado; apresúrate, óyeme.

18 Acércate a mi alma, redímela;

Líbrame a causa de mis enemigos.

19 Tú sabes mi afrenta, mi confusión y mi oprobio;

Delante de ti están todos mis adversarios.

20 El escarnio ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado.

Esperé quien se compadeciese de mí, y no lo hubo;

Y consoladores, y ninguno hallé.


21 Me pusieron además hiel por comida,

Y en mi sed me dieron a beber vinagre.


22 Sea su convite delante de ellos por lazo,

Y lo que es para bien, por tropiezo.


23 Sean oscurecidos sus ojos para que no vean,

Y haz temblar continuamente sus lomos.


24 Derrama sobre ellos tu ira,

Y el furor de tu enojo los alcance.


25 Sea su palacio asolado;

En sus tiendas no haya morador.


26 Porque persiguieron al que tú heriste,

Y cuentan del dolor de los que tú llagaste.

27 Pon maldad sobre su maldad,

Y no entren en tu justicia.

28 Sean raídos del libro de los vivientes,

Y no sean escritos entre los justos.

29 Mas a mí, afligido y miserable,

Tu salvación, oh Dios, me ponga en alto.

30 Alabaré yo el nombre de Dios con cántico,

Lo exaltaré con alabanza.

31 Y agradará a Jehová más que sacrificio de buey,

O becerro que tiene cuernos y pezuñas;

32 Lo verán los oprimidos, y se gozarán.

Buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón,

33 Porque Jehová oye a los menesterosos,

Y no menosprecia a sus prisioneros.

34 Alábenle los cielos y la tierra,

Los mares, y todo lo que se mueve en ellos.

35 Porque Dios salvará a Sion, y reedificará las ciudades de Judá;

Y habitarán allí, y la poseerán.

36 La descendencia de sus siervos la heredará,

Y los que aman su nombre habitarán en ella.


Salmo 84 -Bendición de los pacientes que están hospitalizados y personas que han perdido la esperanza.

!!Cuán amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos!

2 Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová;

Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.

3 Aun el gorrión halla casa,

Y la golondrina nido para sí, donde ponga sus polluelos,

Cerca de tus altares, oh Jehová de los ejércitos,

Rey mío, y Dios mío.


4 Bienaventurados los que habitan en tu casa;

Perpetuamente te alabarán. Selah


5 Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas,

En cuyo corazón están tus caminos.


6 Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente,

Cuando la lluvia llena los estanques.


7 Irán de poder en poder;

Verán a Dios en Sion.


8 Jehová Dios de los ejércitos, oye mi oración;

Escucha, oh Dios de Jacob. Selah


9 Mira, oh Dios, escudo nuestro,

Y pon los ojos en el rostro de tu ungido.

10 Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.

Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios,

Que habitar en las moradas de maldad.

11 Porque sol y escudo es Jehová Dios;

Gracia y gloria dará Jehová.

No quitará el bien a los que andan en integridad.

12 Jehová de los ejércitos,

Dichoso el hombre que en ti confía.



Salmo 91 - Es el más poderoso de los Salmos se utiliza para resolver todas las necesidades y problemas, para dar gracias y pedir protección para todos.


El que habita al abrigo del Altísimo

Morará bajo la sombra del Omnipotente.


2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;

Mi Dios, en quien confiaré.


3 El te librará del lazo del cazador,

De la peste destructora.


4 Con sus plumas te cubrirá,

Y debajo de sus alas estarás seguro;

Escudo y adarga es su verdad.


5 No temerás el terror nocturno,

Ni saeta que vuele de día,


6 Ni pestilencia que ande en oscuridad,

Ni mortandad que en medio del día destruya.


7 Caerán a tu lado mil,

Y diez mil a tu diestra;

Mas a ti no llegará.


8 Ciertamente con tus ojos mirarás

Y verás la recompensa de los impíos.


9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,

Al Altísimo por tu habitación,


10 No te sobrevendrá mal,

Ni plaga tocará tu morada.


11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,

Que te guarden en todos tus caminos.


12 En las manos te llevarán,

Para que tu pie no tropiece en piedra.


13 Sobre el león y el áspid pisarás;

Hollarás al cachorro del león y al dragón.


14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;

Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.


15 Me invocará, y yo le responderé;

Con él estaré yo en la angustia;

Lo libraré y le glorificaré.

16 Lo saciaré de larga vida,

Y le mostraré mi salvación.


Salmo 106 - Para hacer frente a necesidades como el hambre, la sed, la pobreza, la ignorancia, la opresión, la angustia y disgusto por la condición de la vida.


Aleluya.

Alabad a Jehová, porque él es bueno;

Porque para siempre es su misericordia.


2 ¿Quién expresará las poderosas obras de Jehová?

¿Quién contará sus alabanzas?


3 Dichosos los que guardan juicio,

Los que hacen justicia en todo tiempo.


4 Acuérdate de mí, oh Jehová, según tu benevolencia para con tu pueblo;

Visítame con tu salvación,


5 Para que yo vea el bien de tus escogidos,

Para que me goce en la alegría de tu nación,

Y me gloríe con tu heredad.


6 Pecamos nosotros, como nuestros padres;

Hicimos iniquidad, hicimos impiedad.


7 Nuestros padres en Egipto no entendieron tus maravillas;

No se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias,

Sino que se rebelaron junto al mar, el Mar Rojo.


8 Pero él los salvó por amor de su nombre,

Para hacer notorio su poder.


9 Reprendió al Mar Rojo y lo secó,

Y les hizo ir por el abismo como por un desierto.


10 Los salvó de mano del enemigo,

Y los rescató de mano del adversario.


11 Cubrieron las aguas a sus enemigos;

No quedó ni uno de ellos.


12 Entonces creyeron a sus palabras

Y cantaron su alabanza.


13 Bien pronto olvidaron sus obras;

No esperaron su consejo.


14 Se entregaron a un deseo desordenado en el desierto;

Y tentaron a Dios en la soledad.


15 Y él les dio lo que pidieron;

Mas envió mortandad sobre ellos.


16 Tuvieron envidia de Moisés en el campamento,

Y contra Aarón, el santo de Jehová.


17 Entonces se abrió la tierra y tragó a Datán,

Y cubrió la compañía de Abiram.


18 Y se encendió fuego en su junta;

La llama quemó a los impíos.


19 Hicieron becerro en Horeb,

Se postraron ante una imagen de fundición.


20 Así cambiaron su gloria

Por la imagen de un buey que come hierba.


21 Olvidaron al Dios de su salvación,

Que había hecho grandezas en Egipto,


22 Maravillas en la tierra de Cam,

Cosas formidables sobre el Mar Rojo.


23 Y trató de destruirlos,

De no haberse interpuesto Moisés su escogido delante de él,

A fin de apartar su indignación para que no los destruyese.


24 Pero aborrecieron la tierra deseable;

No creyeron a su palabra,


25 Antes murmuraron en sus tiendas,

Y no oyeron la voz de Jehová.


26 Por tanto, alzó su mano contra ellos

Para abatirlos en el desierto,


27 Y humillar su pueblo entre las naciones,

Y esparcirlos por las tierras.


28 Se unieron asimismo a Baal-peor,

Y comieron los sacrificios de los muertos.


29 Provocaron la ira de Dios con sus obras,

Y se desarrolló la mortandad entre ellos.


30 Entonces se levantó Finees e hizo juicio,

Y se detuvo la plaga;


31 Y le fue contado por justicia

De generación en generación para siempre.


32 También le irritaron en las aguas de Meriba;

Y le fue mal a Moisés por causa de ellos,


33 Porque hicieron rebelar a su espíritu,

Y habló precipitadamente con sus labios.


34 No destruyeron a los pueblos

Que Jehová les dijo;


35 Antes se mezclaron con las naciones,

Y aprendieron sus obras,


36 Y sirvieron a sus ídolos,

Los cuales fueron causa de su ruina.


37 Sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios,


38 Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas,

Que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán,

Y la tierra fue contaminada con sangre.


39 Se contaminaron así con sus obras,

Y se prostituyeron con sus hechos.


40 Se encendió, por tanto, el furor de Jehová sobre su pueblo,

Y abominó su heredad;


41 Los entregó en poder de las naciones,

Y se enseñorearon de ellos los que les aborrecían.


42 Sus enemigos los oprimieron,

Y fueron quebrantados debajo de su mano.


43 Muchas veces los libró;

Mas ellos se rebelaron contra su consejo,

Y fueron humillados por su maldad.


44 Con todo, él miraba cuando estaban en angustia,

Y oía su clamor;


45 Y se acordaba de su pacto con ellos,

Y se arrepentía conforme a la muchedumbre de sus misericordias.


46 Hizo asimismo que tuviesen de ellos misericordia todos los que los tenían cautivos.


47 Sálvanos, Jehová Dios nuestro,

Y recógenos de entre las naciones,

Para que alabemos tu santo nombre,

Para que nos gloriamos en tus alabanzas.


48 Bendito Jehová Dios de Israel,

Desde la eternidad y hasta la eternidad;

Y diga todo el pueblo, Amén.

Aleluya.







Salmo 117 - Fortalece la fe en el Creador y recibir la protección divina, soportar las burlas de la vida y alcanzar el éxito.






Alabad a Jehová, naciones todas;

Pueblos todos, alabadle.


2 Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia,

Y la fidelidad de Jehová es para siempre.

Aleluya.


Salmo 149 - Para las victorias en todas las controversias que se presentan en la vida.


Cantad a Jehová cántico nuevo;


Su alabanza sea en la congregación de los santos.


2 Alégrese Israel en su Hacedor;

Los hijos de Sion se gocen en su Rey.


3 Alaben su nombre con danza;

Con pandero y arpa a él canten.


4 Porque Jehová tiene contentamiento en su pueblo;

Hermoseará a los humildes con la salvación.


5 Regocíjense los santos por su gloria,

Y canten aun sobre sus camas.


6 Exalten a Dios con sus gargantas,

Y espadas de dos filos en sus manos,


7 Para ejecutar venganza entre las naciones,

Y castigo entre los pueblos;


8 Para aprisionar a sus reyes con grillos,

Y a sus nobles con cadenas de hierro;




9 Para ejecutar en ellos el juicio decretado;

Gloria será esto para todos sus santos.

Aleluya.su desaparición

No hay comentarios:

Publicar un comentario