2018-08-13T21:01:00-05:00

Yo soy Y Sus Afirmaciones De Abundancia Y Prosperidad

 YO SOY es LA PRESENCIA DE DIOS EN CADA SER HUMANO. 

Siempre hay que tener presente que, YO SOY (es) LA VIDA, LA LUZ, LA SUSTANCIA, LA INTELIGENCIA Y LA ACTIVIDAD (“en el que vivimos, nos movemos y tenemos el ser”), de una manera inconsciente. El objeto de estas prácticas es prepararnos para sentir consciente mente nuestra unión con el PADRE, YO SOY, el DIOS INTIMO. 

El hombre tiene dos YOS: El Yo personal, el corporal, el objetivo o CARNAL, y que tiene su propia mente; y YO SOY, el que, por medio de sus atributos el cuerpo físico y su mente tiene vida y puede moverse.
En cada expresión del   hombre. “YO SOY” la sustancia única de la cual Dios formuló el cielo y la tierra, se pone en movimiento. “Que la Luz sea hecha” y el fluido y la vibración se pusieron en movimiento. Decir YO SOY es obrar sobre esta Luz, y por su medio, sobre toda la naturaleza sumisa a las modificaciones de la Inteligencia.
Esta sustancia única obedece constantemente al pensamiento y se debe usar solo para el bien más no para la destrucción.
Para obtener esta bendición se debe ser buen hijo, buen padre, bueno esposo, bueno amigo y buen ciudadano. Para la realización perfecta, es menester cumplir con ciertas condiciones:
1. Tener un cuerpo sano;
2. Tener una aspiración pura; 
3. Tener una consciencia perfecta.
4. Nunca se debe criticar o juzgar a los demás.
Para tener un cuerpo sano es necesario practicar los siguientes ejercicios:
Al despertar hay que practicar algunos ejercicios respiratorios por lo menos siete veces.
Aspirar lentamente por la nariz contando mentalmente hasta ocho palpitaciones del propio corazón, u ocho segundos.
Retener el aliento durante cuatro segundos en los pulmones.
Exhalar el aire durante ocho segundos hasta vaciar totalmente los pulmones.
Retener los pulmones vacíos durante cuatro segundos.
Repetir este ejercicio todas las veces que se pueda.
Después de estos ejercicios ya se puede comenzar con laafirmación de cada día.
El ejercicio de la afirmación diaria consiste en sentarse en posición erecta y entrelazar los dedos de las manos con las yemas de los pulgares pegados una contra otra. En este estado formular el deseo y aspirar a obtenerlo con mucha nitidez, decisión y certeza; luego inspirar lentamente por la nariz hasta llenar los pulmones, retener el aliento el mayor tiempo posible sin llegar a la fatiga. Es muy beneficioso durante la retención orar mentalmente el PADRE NUESTRO como lo enseña el  Evangelio y meditar el significado de cada palabra aplicando cada petición a un centro magnético del cuerpo.
Al exhalar hay que afirmar con voz baja, pero audible, la afirmación del día, siete, o catorce o veinte y una vez. Pero durante el día y sin ejercicio respiratorio se debe afirmar centenas de veces, con la mente atenta y consciente en lo que se afirma.
Quien mantiene sus pensamientos en un ideal, inapelable mente lo realizará. El pensamiento es el hombre, “tal como piensa el hombre en su corazón así es el”.
Durante el ejercicio se debe alejar de la mente todo pensamiento negativo tristeza, preocupación y duda porque estos estados atraen, al cuerpo, átomos negativos.
Medite en estas dos sílabas. Cierre sus ojos y repítalas mentalmente. Sienta, sepa que YO SOY, no es el cuerpo, no es el organismo, no es la imaginación, ni los pensamientos de usted, aunque él está en usted y usted en él. Repita estas palabras con determinación y su amor glorioso lo envuelva en su manto de Paz, de Poder y de Sabiduría.
Nunca se debe abandonar los ejercicios respiratorios y físicos que ayudan a modular el cuerpo y le hacen más simétricamente hermoso, perfecto y sano. Quien practica gimnasia conscientemente envía la energía que fluye de YO SOY a través de sus células, haciéndolas obedecer sus órdenes. Cuando el cuerpo enferma, la atención se fija sobre el cuerpo y YO SOY EN ACCIÓN ya no puede disponer de ella; por tal motivo es obligatoria la salud para la superación.
Inconscientemente, la energía fluye en el cuerpo, pero se intensifica mucho más con los ejercicios conscientes.
El ejercicio y la afirmación reducen el abdomen anormal; la energía consume la grasa innecesaria. También el masaje suave circulatorio de derecha e izquierda, con los ejercicios respiratorios, sobre un dolor u órgano enfermo lo sana.
La afirmación de Jesús: YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA (DE MI OBRA), puede ser utilizada como la llave mágica para todas las circunstancias y trabajos.
“YO SOY” consciente mente. El agua viva está dentro de nosotros. El hábito de culpar siempre a otros por las cosas que nos han sucedido es lo que nos ciega y nos impide ver la verdad para tomar esta agua de la vida.
Tres veces al día hay que practicar la concentración durante cinco minutos cada vez; en estos se debe estar solo, en un lugar encerrado, como enseña Jesús. Hay que meditar en silencio y luego llamar a “YO SOY LA PRESENCIA DE DIOS EN ACCIÓN” y todo deseo constructivo se realiza como por magia. La meditación durante los cinco minutos debe ser como invocación de la mente personal objetiva a YO SOY y la afirmación será como la respuesta de yo soy a la invocación.
Toda persona desea la perfección, la hermosura y la abundancia; esto demuestra que “YO SOY” al querer expresar estos atributos enciende el deseo en la mente y el corazón del hombre, para que éste le sirva de instrumento de manifestaciones. Si el ser humano permite a la “PRESENCIA YO SOY”, que está en él, que actúe consciente mente, ella influirá sobre el cuerpo haciéndolo más puro y perfecto; más bello y armónico.
Todo ser humano puede entrar al Reino de “YO SOY” y pedir que su voluntad sea hecha, así en el cielo más elevado del ser como en la tierra más densa del cuerpo físico Jesús dijo: Dios es Espíritu y aquellos que lo veneran deben venerarlo en Espíritu y en verdad.
 Dios no es un ser con cualidades y defectos. Es Ley, es Fuerza y es Amor, o sea, la Energía que modula todo lo que es visible e invisible.
¿En dónde está Dios? En todas partes, en El vivimos, nos movemos y tenemos el ser. Él es tu ser, Él es tu vida, Él es tu poder, Él es tu sustancia. ÉL ES TU. TU ERES ÉL ...
Hay que repetir esta afirmación miles de veces, y antes de cada afirmación diaria porque es la trascendental expresión que demuestra la Divinidad del Hombre.
¿Quién eres tú?, pregunta Moisés y Dios contesta sin poder definirse: YO SOY LO QUE EL YO SOY (AH YEH ASHER AH YED).
YO SOY LO QUE EL CREADOR ES.Luego
YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA.
Es la afirmación que vence todas las dificultades, quitando o eliminando la torpeza de la mente que trata de encontrar la solución, solamente, en el mundo exterior.
Cualquier situación amarga enojosa se la puede vencer con esta afirmación, sea en el prójimo sea en sí mismo.
Esta afirmación restablece y equilibra las corrientes mal dirigidas.
Cura y sana las enfermedades físicas y hasta rejuvenece el aspecto físico.

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES. Luego:
YO SOY LA UNIDAD EN TODA DIVERSIDAD.
YO SOY EL TODO EN TODO.
Hay una sola fuente de todo lo que existe y YO SOY es el dador de vida, amor, sabiduría, riqueza, acierto y poder. Estamos conectados permanentemente con esta fuente y tenemos el poder de presionar hacia fuera todo el bien que queremos para nosotros mismos y para los demás. Todos tenemos acceso directo a YO SOY, al Padre, al Infinito (o como queramos llamarlos) dentro de nosotros, que es la fuente central de todos los dones; pero es necesario saber llegar a esta fuente por medio de la inspiración, aspiración y concentración, tres condiciones que educan la mente objetiva para dirigirse hacia el interior en vez de hacerlo hacia la parte exterior.

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES. Luego:
YO SOY EL DESEO, PROMESA SEGURA EN EL CORAZÓN. YO SOY LA FE DE “EL QUE PIDE RECIBE”. YO SOY EL AMOR QUE “ANTES QUE ME LLAMEN CONTESTO”.
“Con desear una cosa, es la cosa misma que empieza”, dice Evans. Es decir, que la cosa deseada ha comenzado su manifestación desde el corazón del Infinito hacia nosotros, y es la aproximación de la cosa misma que produce en nosotros una impresión que se llama DESEO. Pedir es expresar un deseo, y cuando pedimos con fe, tocamos un resorte especial que impulsa hacia nosotros lo que deseamos.
“El Nazareno reconoció esta Ley cuando dijo: “PEDID Y OS SERÁ DADO”. “GOLPEAD Y SE OS ABRIRÁ”. Porque sabía que “YO SOY, DIOS, la Sustancia de todas las cosas positivas y buenas”.

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES. Luego:
YO SOY LA FE, LA ESPERANZA Y LA ALEGRÍA (EN TI).
Debemos repetir esta afirmación siempre y sobre todo de noche antes de dormir, porque el último pensamiento antes de entregarse al sueño debe ser alegre lleno de esperanzas y vigor para el descanso en el sueño sea perfecto.
Después de la afirmación, pueden dirigir los pensamientos a los riñones, a fin de que YO SOY envíe su vehículo, la sangre, a esa región, llenándola de vigor; entonces el descanso es perfecto y la salud, el entusiasmo y la juventud se manifiestan en el cuerpo al día siguiente.

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES. Luego:
YO SOY LA SUSTANCIA QUE MODULA CON AMOR TODA EXISTENCIA.
Esta afirmación desarrolla y otorga al discípulo la potencia de la abundancia y el dominio de la riqueza. Hay muchos ricos pobres, porque la riqueza empequeñece su espíritu y sienten miedo de dar.
En la prosperidad con el amor no cabe nada de estrecho ni pequeño. Para ser próspero hay que afirmar siempre que YO SOY LA SUSTANCIA CREADORA DE TODA EXISTENCIA, y que dar libertad a la riqueza para crear la prosperidad, por obra de amor, mas no por derroche o desperdicio. Saber gastar el centavo con el justo uso y no los mil tontamente.

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES, Luego:
YO SOY LA PUERTA DE LAS OVEJAS.
“El que por mi entrare se salvará y entrará y saldrá”. “Yo he venido para que tengan vida y que la tengan abundante. YO SOY el buen pastor, el buen pastor da su vida por las ovejas y conozco a las mías y las mías me conocen, como el Padre me conoce y yo conozco a mi Padre. Yo y el Padre somos una sola cosa”.

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES, Luego:
YO SOY LA PRESENCIA QUE RESUELVE ESTA SITUACIÓN ARMONIOSAMENTE.
Seamos felices al sentir esta afirmación. Todo lo que hay que hacer es traer fuera a la PRESENCIA “YO SOY” y dejarla trabajar y obrar por el medio más conveniente. ¿Acaso al decir: ¿YO SOY no ponemos la energía en acción que fluirá para cumplir la orden? ¿Acaso no dijo Jesús: “¿Pedid y recibiréis”, “¿Buscad y hallaréis”, “Llamad y se os abrirá?
Entonces, nosotros no podemos desear, pensar, hablar y obrar más que con amor.

YO SOY LO QUE EL CREADOR ES, LUEGO:
YO SOY EL AMOR EN ESTE SER.
YO SOY LA ENERGÍA EN ESTE SER.
YO SOY LA FE EN ESTE SER.
YO SOY LA ESPERANZA EN ESTE SER.
YO SOY LA CARIDAD EN ESTE SER.
YO SOY EQUILIBRIO EN CADA SER.
YO SOY LA SALUD EN CADA SER.
YO SOY DIOS EN ACCIÓN EN ESTE SER. 
su desaparición