2018-06-13T21:00:00-05:00

Las Siete Oraciones Milagrosas Para Los Siete Días De La Semana

Las siete oraciones de la semana son milagrosas, en cada una de ellas se pide un deseo, en estas se encierra un misterio que dentro de la creencia quien las recita diariamente logra encontrar la solución a sus problemas.



Inicie estas oraciones el lunes con fe y devoción, en un sitio y hora donde se encuentre en tranquilidad donde nadie interrumpa, cada día pida un deseo, si sus necesidades son diferentes, pero si tiene algo que desee fuertemente, pida solamente esto toda la semana.

ORACIÓN DEL LUNES

¡Oh Señor! Líbrame de todo mal, consuélame en mi aflicción. ¡Oh Señor! Ayúdame y socórreme en todas mis necesidades, mis miserias, mis empresas y mis peligros. Líbrame de todas las oposiciones, emboscadas y enemigos. Líbrame de todos los obstáculos y de todas las trampas de mis enemigos, visibles e invisibles, en el Nombre del Padre que creó el universo entero, en el Nombre del Hijo que nos ha redimido, en el nombre del Espíritu Santo que ha cumplido toda la ley en su perfección. Yo me echo completamente en Tus brazos y me pongo sin reservas bajo tu santa perfección. Amén. Que la bendición de Dios, el Padre Todopoderoso, del Hijo y del Espíritu Santo, que por su sola palabra ha hecho todas las cosas, esté conmigo para siempre. Amén.Dame tu bendición Señor, que con sólo Tu palabra has creado todas las cosas. Que la bendición del Señor este siempre conmigo. Amén.

MARTES

Que la bendición del Señor al consagrar el pan y repartidlo entre sus discípulos, diciendo: Tomad y comed todos de esto, porque esto es Mi cuerpo que será entregado por vosotros, en recuerdo de Mí y para remisión de todos los pecados, esté siempre conmigo. Que la bendición de los Ángeles, Patriarcas, Apóstoles y Todos los Santos, esté siempre conmigo. Que la bendición del Señor me sostenga y me proteja; que Su eterna bondad me guíe.Que Dios Omnipotente me sostenga y proteja; que Su bondad eterna me guíe; que Su caridad sin límite me inflame; que Su divinidad suprema me dirija; que el poder del Padre me preserve; que la sabiduría del Hijo me anime; que las virtudes del Espíritu Santo estén siempre entre yo y mis enemigos, visibles e invisibles. Poder del Padre, fortalecerme; ten piedad de este pecador.Amén..

MIÉRCOLES

¡Oh Señor, ten piedad de mi! ¡Oh Señor; defiéndeme contra el enemigo  maligno y líbrame de todo mal! Que el Señor se digne concederme la gracia para triunfar sobre todos mis adversarios. Que el Señor me libere continuamente de todos mis males. Señor, socórreme y sálvame, Tú que me has redimido por Tu Cruz y Tu valiosa sangre. Jesucristo triunfa, Jesucristo reina, Jesucristo manda. Oh, enemigos, contemplad la cruz de nuestro Señor Jesucristo y desapareced al verla; el León de la Tribu de Judá y de la Estirpe de David ha ganado. Aleluya, Aleluya, Aleluya. Salvador del mundo, sálvame y socórreme, Te imploro, Dios mío. Oh, Santo; oh, Dios, Santo Inmortal,Dios fuerte, misericordioso Escuchadme, tened piedad de mí; no me abandones, escuchad mis plegarias, oh Tú, el Dios de mi salvación. Sálvame.

JUEVES


Señor, ilumina mis ojos con Tu verdadera luz a fin de que el sueño eterno no los cierre. Mientras el Señorestá conmigo, no temeré en absoluto la maldad de mis enemigos. Oh señor, conservarme, ayúdame, sálvame. Que la sola pronunciación de Tu nombre, toda rodilla se doblegue, en el cielo, la tierra y en los infiernos. Sé,sin lugar a dudas, Señor, que en cuanto te invoque, en cualquier día y a cualquier hora, estaré salvado. Oh, dulcísimo Señor Jesucristo, tú has realizado los milagros más poderosos con el solo poder de Tu nombre y has enriquecido al pobre con la mayor abundancia, por la fuerza de tu nombre huyen los demonios, los ciegos ven, los sordos oyen, las enfermedades son curadas, todas las disputas y conflictos entre el mundo, la carne y el diablo se acaban, y el alma se llena de todos los deleites celestiales; porque todo el que  invocare este santo Nombre de Dios es y será salvado.


VIERNES

¡Señor! Dulce sea Tu nombre. Nombre sagrado, Nombre que fortalece el corazón del hombre; nombre de vida, de salvación y de alegría, precioso nombre,nombre resplandeciente, glorioso y agradable; nombre que fortifica al pecador; nombre que salva, conduce, gobierna y lo conserva todo; que te agrade, Señor, por la fuerza de este mismo nombre. Ilumíname , que estoy ciego; a mí que estoy sordo, disipa mi sordera; lévantame, a mí que estoy cojo; devuélveme el habla, a mí que estoy mudo; a mí, que soy pecador, dame salud; devuélveme la vida, con el fin de que estando siempre en ti, alabándote, honrándote porque toda alabanza te es debida ya que eres el único digno de gloria.
Que Jesús esté siempre en mi corazón y en mi alma. Amén. Que nuestro Señor Jesucristo esté siempre en mí y me libre de todas las penas de la muerte eterna, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

SÁBADO

Señor, mírame  favorable, dulce y propicio; concédeme un espíritu santo y voluntarioso a fin de que así te devuelva el honor y el respeto que te corresponde. Señor, guíame con Tu dulzura por el camino de la salvación eterna. Líbrame, Señor, de todas las plagas, de la pobreza y de las trampas de mis enemigos. Señor, que estas oraciones me protejan contra mis enemigos, contra todo mal y todo peligro.  Que las cinco llagas de nuestro Señor sean para mí un remedio perpetuo. Jesús es el Camino, Jesús es la Vida, Jesús es la Verdad, Jesús ha sufrido, Jesús ha sido crucificado, Jesús, Hijo del Dios viviente, ten piedad de mí. Ahora, Que esta plegaria que Le ofrezco me libere eternamente de mis enemigos. Amén. J

DOMINGO

Librame, Señor, de todos los males,ho te lo ruego, pasados, presentes y futuros, tanto del alma como del cuerpo; dame, por tu bondad la paz y la salud. Concédeme la paz sáname durante toda mi vida para que fortalecido por ti oh Señor, no sea esclavo del pescado , que por medio del mismo Jesucristo, Tu hijo, nuestro Salvador, que, siendo verdaderamente Dios, vive y reina en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén. Concédeme con la ayuda de tu misericordia no tenga nunca que temer ningún trastorno. Que la paz del Señor esté siempre conmigo. Que tu paz celestial, Señor, permanezca siempre entre yo y mis enemigos, tanto visibles como invisibles. Que la paz del Señor me ayude y me proteja en mi alma y en mi cuerpo. Que la paz del Señor, Su serenidad, Su cuerpo, Su sangre, me asista, me consuele y me proteja a mí.Cordero de Dios, que te dignaste nacer de la Virgen María, que limpiaste el mundo de sus pecados en la Cruz, ten piedad de mi alma y de mi cuerpo.Amén.
su desaparición

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog