como ganarse la loteriaLIBROSPRONÓSTICOSMETODOSDESCARGASCONTACTO
como ganarse la loteria
Búsqueda personalizada
El Secreto De La Flor De La Vida. 2015-10-02T13:41:00-05:00

El Secreto De La Flor De La Vida.




Existe un desconocido y antigûo símbolo  “la Flor de la Vida”, conocido por los antiguos desde hace 6.000 años, este extraño Logo (Conocimiento) almacena en sus formas una importante clave que contiene la fórmula de la creación del Universo.
La Flor de la Vida es el nombre dado a una mística figura geométrica compuesta de varios círculos superpuestos uniformemente dispuestos. Cuenta con siete o más círculo del mismo diámetro intersecandose que se superponen de manera que el centro de cada círculo se encuentra en la circunferencia de 6 círculos proximos.

Los círculos circundantes pueden que no esten completamente dibujados y por lo tanto, la Flor de la Vida está compuesta de círculos y arcos/lentes. Se supone que la figura es un símbolo de la geometría sagrada que es una representación sagrada de las formas fundamentales del tiempo y el espacio. Se cree que contienen los bloques de construcción de la vida en el universo y representa la fuente de toda vida, así como su interconectividad. Varias figuras y patrones como la Semilla de la Vida, el Huevo de la Vida, Árbol de la Vida, el Fruto de la Vida, los Sólidos Platónicos, el Cubo de Metatron, la Media Áurea, etc. se afirman que han sido derivadas de la Flor de la Vida y que todas estas figuras representan las específicas creencias espirituales. La Flor de la Vida es la fuente de todo lo que existe; 

La flor de la vida es el nombre moderno dado a una figura geométrica compuesta por múltiples espacios uniformes y círculos superpuestos. Se arreglan para formar un patrón como de flor con una simetría multiplicado por seis.

 La forma más común de la “Flor de la Vida” es el patrón hexagonal (donde el centro de cada círculo está en la circunferencia de seis círculos alrededores del mismo diámetro), compuesta por 19 círculos completos y 36 arcos circulares parciales, rodeados por un círculo grande.

La “Flor de la Vida” puede encontrarse en todas las religiones principales del mundo. Contiene los patrones de la creación como salieron del “Gran Vacío”. Todo está hecho desde el pensamiento del Creador.

La Flor de la Vida contiene un símbolos secretos a través del cual uno puede descubrir el patrón más importante y sagrado en el universo. Esta es la fuente de todo lo que existe; se llama el Fruto de la Vida. Contiene 13 sistemas informativos.

Cada uno explica otro aspecto de la realidad. Por lo tanto estos sistemas son capaces de darnos acceso a todo yendo desde el cuerpo humano a las galaxias.
 La germinación de la semilla dorada corresponde al séptimo principio hermético espiritual universal, llamado GENERACION. En la generación se han integrado dentro del UNO (MAGO) el grial de agua y el grial de fuego en perfecto equilibrio, en donde el grial de agua es la energía femenina del espíritu santo y el grial de fuego es la energía masculina del espíritu santo. Siendo el espíritu santo el poder que representa a el mago que se transmuta a si mismo para poder crear la vida a partir del sagrado masculino y femenino, dando origen a un nuevo ciclo dentro del alpha y el omega en donde todo parte del UNO.

La semilla dorada, es la semilla estelar que a través de un proceso de resurrección se enraíza en la nueva tierra prometida justo al CENTRO de la cruz de la rueda grande (macrocosmos hombre) que conecta a su vez con la cruz de la rueda chica (microcosmos hombre) unificando el templo raíz (primer chacra) con el templo corazón (cuarto chacra) y este a su vez conecta con el templo corona (séptimo chacra). En este lugar los tres mundos que forman el mental, el espiritual y el físico (biológico) se encuentran unidos e interconectados en la UNIDAD, de donde surge la flor de la vida. En la unidad del microcosmos hombre (espíritu) con el macrocosmos hombre, ya no existe la división que separa el mundo espiritual (vertical-rueda chica) del mundo mental (horizontal - Rueda grande) que es la causa principal de la ilusión de la separación de los mundos, creando la mentira celular y por lo tanto la enfermedad del mundo físico-biológico. En la nueva tierra el hombre renace desde sus entrañas formando la flor de la vida y de acuerdo a la calidad de la semilla, es decir si esta es lo suficientemente pura de espíritu (mansedumbre) crecerá muy alto hasta alcanzar la cima del cielo o de lo contrario echará raíces pero el árbol quedará enano, siendo este su nuevo hogar.

Todas las semillas en la naturaleza, desarrollan la serie Fibonacci renaciendo del mundo subterráneo desde las entrañas de la madre tierra. Y no es la excepción para las semillas estelares que ya han integrado las energías duales del ser dentro de la semilla dorada. Las semillas estelares son consciencia de luz que han integrado el alpha y el omega en perfecto equilibrio, el masculino y el femenino para poder renacer en la flor de la vida. La flor de la vida conecta el mundo del microcosmos hombre con el del macrocosmos hombre, es un proceso evolutivo que nos reconcilia con lo sagrado, nos lleva al equilibrio con las fuerzas cósmicas conectándonos con la naturaleza. La raíz del nuevo hombre parte del primer chacra que hace conexión con la madre tierra, raíz con tierra. Madre e hijo son uno en perfecto equilibrio. Entonces la flor de la vida no solo nos devuelve la salud y la longevidad sino que nos hace recuperar nuestros sentidos, sobre todo el instinto de pertenecer a la tierra, el que nos hace ser dignos de la madre naturaleza.

Para renacer se emprende una lucha tremenda contra la oscuridad, en su alquimia, la serie fibonancci parte de un proceso destructivo, que a partir del caos reconstruye nuevas formas de vida. En la flor de la vida se necesita llevar a cabo el proceso binario 0,1; en donde el cero representa el caos y el uno, representa al MAGO. En el origen de la vida, el mago crea a partir de su propio caos a través de la lucha entre los opuestos. Los opuestos son las energías duales que la semilla dorada ha integrado en el equilibrio del UNO, en donde el UNO se divide a la vez en DOS para dar origen a la creación.

Entonces, el UNO da origen al principio de la polaridad universal, que nos dice que todo parte de la dualidad de los contrarios, siguiendo la secuencia Fibonacci.

0,1, 1,2,3,5,8,13,21,….

En donde el primer número real de la secuencia es 0 y el segundo número es 1 y cada número que le sigue en la secuencia, es igual a la suma de los dos números reales anteriores.

La secuencia binaria 0,1, Representa el origen del Uno (El mago de la creación), el cual parte del Caos.

La segunda secuencia binaria de la flor de la vida es 1,1, en donde la suma es 2.

El dos representa al cordón de plata u ombligo cósmico, que une el mundo de la alquimia con el mundo de las formas. La secuencia 2 tiene que ver con el segundo principio universal de la correspondencia. Como es arriba es abajo, como es en el plano espiritual lo es en el plano físico. En la flor de la vida no existe división entre el mundo de las formas y la alquimia, el proceso de la creación es nutrido a través del ombligo cósmico dentro de la unidad con el todo.

La tercera secuencia binaria es 1,2, en donde la suma es 3.

El tres representa al tercer principio hermético universal, el Mentalismo viviente; en donde el Tres es consciencia de Luz infinita, es la consciencia universal de Hunab Ku dentro del UNO (MAGO), el cual a su vez recibe la información de la secuencia universal a través del DOS (ombligo cósmico/matriz) conectado a la fuente de origen de donde parte la vida.

La cuarta secuencia binaria es 2,3, en donde la suma es 5.

La secuencia 5, representa al cuarto principio hermético universal, el de la causalidad. En esta secuencia, el UNO (MAGO), ha integrado la información que proviene de Venus del alba y del atardecer en una sola consciencia de luz dentro del TRES; es decir la luz de la consciencia se unifica en una sola estrella de luz a través de la matriz (2) en donde ya no hay separación entre las Venus. La secuencia 5, representa la ascensión por el camino del Centro entre la rueda chica (microcosmos) y la rueda grande (macrocosmos) lejos de la influencia de la rueda del karma. En la serie 5 hay ruptura con la rueda del karma, debido a la ascensión en espiral de la semilla dorada hacia la luz. Es el proceso de resurrección de los muertos. Representa un Nuevo nacimiento en donde el UNO (MAGO) ha integrado los cuatro elementos en perfecto equilibrio con la naturaleza, aire, agua, tierra y fuego, en donde el fuego sagrado procede de la fuente roja de fuego. Uno más Cuatro igual al quinto elemento, en donde el Cinco es la estrella de cinco puntas que ha integrado el poder de Kukulkán. En la flor de la vida Kukulkán es el que lleva el poder del espejo del lago que integra el poder del mago de la montaña, el que mueve montañas a través de la fe. Kukulkán lleva el poder de la energía femenina del espíritu santo dentro del grial de agua el cual, actúa como espejo reflejando la luz que proviene del padre (TRES). Cuando la luz de Venus es reflejada por Kukulkán y es recibida de forma total se le llama iluminación de Xochipilli (5 flor). En cambio cuando la luz se recibe de forma parcial a través de la luna se le llama Omexochitl  (2 flor) y su color es púrpura.

La quinta secuencia binaria es 3, 5, en donde la suma es 8.

La Octava, representa el principio cósmico universal de la vibración. Es un periodo de intensa iluminación en donde se rompe con la antítesis. En la semilla dorada las sacerdotisas han integrado el grial de fuego (espíritu santo masculino) que les da el poder de transformarse en diosas. Aunque no tienen la piedra filosofal como la diosa de diamantes, al integrar el grial de fuego obtienen las octavas solares de manera parcial. El grial de fuego es una especie de padre blanco sin llegar a desarrollar los poderes del padre en secreto  (diamante). El padre que está en secreto, es un poder exclusivo de la diosa de diamantes y del guerrero magno, por lo cual las sacerdotisas no lo integran a su real ser. En su defecto el grial de fuego lo sustituye y les da el poder de la eterna juventud y las protege de no caer bajo el influjo de la laguna de fuego (infierno) de donde el guerrero de la luz obtiene la iluminación a través del diamante. La flor de la vida es un proceso de ascensión que protege a las sacerdotisas del purgatorio al ser levantada la ley celibato impuesta por la autoridad de la esfera dorada. Al levantarse esta ley, la sacerdotisa puede obtener la iluminación que viene del padre de forma parcial, la cual se unifica a la luz que proviene del escudo de Oros. En la serie Ocho, la octava de la sacerdotisa viene del fuego de la fuente esmeralda, donde se encuentra el escudo de oros que refleja de forma indirecta la luz que le llega del diamante. Por lo que la octava de luz solar de las sacerdotisas, es recibida de manera parcial a través de Kukulkán. Cuando la luz solar que proviene del sol rojo es reflejada parcialmente a través del escudo de oros los egipcios le llamaron MA, la cual es un atributo dado especialmente a las sacerdotisas por estar relacionado con la Luna.  

Por otro lado, la diosa de diamantes al igual que los sacerdotes, poseen la espada de luz del caballero jaguar que los hace guerreros magnos, por lo que su proceso espiritual de asimilar las octavas es diferente., ellos obtienen las octavas superiores a través del diamante directamente de la laguna roja de fuego, sobre la horizontal. Solo los espíritus que han integrado al padre que está en secreto (diamante), poseen la capacidad de introducirse en la laguna de fuego sin implorar perdón, su ser es realmente puro para poder soportar el fuego del infierno y obtener la iluminación. Cuando el espíritu no es del todo puro o no se tiene el escudo de diamantes protector, entonces la laguna de fuego en lugar de convertirse en una fuente de luz infinita se transforma en un purgatorio de almas. El padre que está en secreto (piedra filosofal) otorga poderes que diferencian el proceso espiritual entre guerreros  y sacerdotisas a partir de las Octavas. En este caso la luz central, que procede de Kukulkán (2,3) y del grial de fuego (3) llevan un intenso flujo de luz dorada radiante llamada RA.  Así pues, en las octavas las sacerdotisas desarrollan el poder de la luna (MA), mientras que los sacerdotes desarrollan los poderes del Sol (RA). Sin embargo en esta etapa ambos desarrollan la flor de lis blanca llevando las octavas superiores de MA y de RA respectivamente.

La sexta secuencia binaria es 5, 8, en donde la suma es 13.

La trecena corresponde al principio universal del ritmo. En la rueda del karma (rueda grande) todo lo que sube baja y lo que baja sube a manera de péndulo. En la flor de la vida los ritmos surgen desde el Centro de la rueda grande, es decir desde el corazón del macrocosmos hombre, en donde todo está en perfecto equilibrio. Los movimientos rítmicos son más cortos y se rigen por las octavas superiores siguiendo ciclos que van de siete en siete, los cuales están correlacionados con la flor de lis blanca (8). Cuando el sacerdote y la diosa de diamantes incorporan la flor de lis púrpura, es porque han unificado a Kukulkán en la secuencia (5) y a RA en la secuencia (8) en una sola consciencia de luz a través de la MUERTE (13). La muerte se encuentra justo al centro de la cruz en el punto cero (al centro de la rueda grande), por lo que la muerte es llevada solo por el guerrero magno. La muerte es un poder que a través del sacrificio, incorpora dentro de si los cuatro cuerpos existenciales del ser dando lugar a la formación alquímica conocida como swástica encargada de llevar el RITMO abriendo y cerrando portales. Cada cuerpo solar se unifica para formar los brazos de la deidad. El trece (muerte) abre los portales del guerrero magno, permitiendo que el CINCO (estrella de cinco puntas) viaje a través de las OCHO conclaves del Pentagramatón. En el caso de las sacerdotisas la serie trece trabaja con Kukulkán (5) y con MA (8) por lo que no desarrolla los poderes de la swástica.

La séptima secuencia binaria es 8, 13, en donde la suma es 21.

Representa el principio universal de la generación. En donde el 21 es el MUNDO o árbol de la vida, que integra el poder de la muerte (trecena) y de las octavas superiores, en donde el ocho representa el poder del pentagramatón (cinco) que ha integrado la consciencia universal de luz a través del TRES (padre). En este tipo de consciencia el guerrero magno ha integrado a la muerte, el cuerpo de luz que le permite viajar a otras dimensiones del macrocosmos hombre abriendo y serrando portales a través del poder del dios Tlahuizcalpantecuhtli (el que se hace casa a la luz) integrando la flor de los veinte pétalos desde el centro corazón de la swástica. Veintena y trecena se conectan a través del corazón del hombre florido, integrando el cuerpo luminoso en su proceso de ascensión. Se incorporan el poder de las cuatro fuentes Hunab Ku., lo cual representa la apertura de nuevos templos, los cuales se localizan en las siete áreas cerebrales del nuevo hombre sobre la tierra. 21 es tres veces 7, en donde los primeros siete templos son los siete candeleros que alumbran la rejilla externa sobre la Horizontal (rueda grande) conectados con los otros siete candeleros de la rejilla interna sobre la vertical (rueda chica). Formando las dos torres de la iglesia catedral conectados a la columna vertebral a través del laberinto del Xibalbá. Así también los otros siete templos restantes se encuentran localizados en la cabeza haciendo conexión con los templos anteriores a través del templo corona. El mundo, es el árbol de la vida que nace de la semilla dorada dando fin al ciclo de la formación de la flor de la vida, de donde nacerá una nueva flor dando abundantes frutos continuando en su semilla la secuencia binaria de otro nuevo ciclo que pertenece a los mundos mágicos superiores, surgiendo otro nuevo ciclo (alpha y omega) pero siempre siguiendo la secuencia dorada del número phi de la serie Fibonacci. La flor de la vida en realidad está formada por 21 círculos a diferencia de lo que se cree que está formada por 7 círculos. El 21 representa el número sagrado de círculos de la flor que da origen a la vida. El 21 es el número de templos dentro del árbol de la vida (MUNDO), en donde el UNO (MAGO) se integra a la rueda grande (20) a través de la muerte (13), es un continuo renacer a la vida. El 21 es el número sagrado en donde el Mago (UNO) resucita de las entrañas de la madre tierra para formar el árbol de la vida que lleva la luz del merkabah o cuerpo luminoso. Este cuerpo de luz se crea gracias al poder del padre (3). Esta autoridad hace posible la conexión con el sol central, en donde el 3 es la conciencia universal que viene de la diosa emperatriz, reina de diamantes (Venus del atardecer) y que a su vez conecta con otras dimensiones del universo Hunak Ku a través de la matriz (2) formando el mundo de la veintena dentro del hombre cosmos sobre la tierra.


              
galogarsa

Recibe Números En Tu Correo, Suscribete¡