como ganarse la loteriaLIBROSPRONÓSTICOSMETODOSDESCARGASCONTACTO
como ganarse la loteria
Búsqueda personalizada
Guacas, Tesoros En Ocaña Norte De Santander, Tierra De Historia Y Tesoros Ocultos 2015-03-30T14:20:00-05:00

Guacas, Tesoros En Ocaña Norte De Santander, Tierra De Historia Y Tesoros Ocultos

              


GUACAS, TESOROS EN OCAÑA NORTE DE SANTANDER, COLOMBIA, TIERRA DE HISTORIA Y TESOROS OCULTOS

La ciudad de Ocaña fue fundada  EL 14 DE DICIEMBRE DE 1570, por el capitán Francisco Fernández de Contreras. La fundación tuvo por objeto la búsqueda de una vía que comunicara el núcleo urbano de Pamplona con el mar Caribe y el interior del Nuevo Reino. Los pueblos prehispánicos que habitaron la región, fueron los denominados tradicionalmente como Hacaritamas y la llamada cultura  Mosquito o Bajo magdalenense..
En el transcurso de la guerra de Independencia, la zona de Ocaña cobra singular importancia estratégica. Aquí Bolívar (1813), quien denominó la ciudad "brava y libre", consolidó sus fuerzas para la Campaña Admirable con tropas momposinas y de la región. En 1815, Santander hace su entrada a Ocaña recibiendo allí el nombramiento de Comandante General de las tropas de reconquista del norte.
Según estudio de algunos cronistas, podemos deducir que la provincia de Ocaña fue poblada en un comienzo por castellanos y navarros. Sucesivamente afluyeron a Ocaña gentes de Castilla la Nueva y Ponentinos lo que hizo variar la composición hasta dejarla en 40% extremeño-andaluz; 40% navarro-castellano o simplemente castellano; y 20% ponentino. Estos pobladores eran por lo general campesinos y su problema fundamental fue el enfrentamiento. Los motilones para poder conservarse emigraron hacia el norte y se Internaron en la selva, dejando paulatinamente sus tierras que fueron aprovechadas por los colonos españoles."
Siguiendo la historia de esta tierra  de leyendas y tesoros. Se puede asegurar que aún hay mucho oro oculto por los colonos que en aquella época de conquista enterraban sus tesoros en las llamadas posadas de paso, muchos de estos españoles nunca regresaban a sacar su oro, las plagas, epidemias, los duros caminos y los enfrentamientos con los indígenas no permitían volver ya que la muerte y los duros caminos hacían imposible recuperar sus arcas.
Aún en la última década se han escuchado varias historias de personas que han sacado grandes fortunas, entre estas está la del edificio “La Guaca” que cuentan que estando varios obreros trabajando dieron un porrazo en la biga de una puerta de esas casas antiguas, y al caer,  caen unas bolsas de tela  con morrocotas de oro. Emocionados dejan la obra tirada y emigran a Barranquilla a darse la gran vida, derrochando toda esa fortuna y con los años volvieron a Ocaña con las manos nuevamente vacías Y así cómo esta historia existen ya varias, algunos que han encontrado oro con detectores de metales y otros en el agua de la virgen con maquinaria pesada explanando tierras. En la pata de un árbol, y en excavaciones de cementerios de indios. En fin hay mucha credibilidad  en todo esto que cuentan y más aún cuando se escucha constantemente a los pobladores hablar de ver alumbrar mucuras o guacas, haciendo en la época de La Semana Santa que muchos ocañeros y aventureros de otras regiones salgan el viernes santos a diferentes sitios de la ciudad a buscar tesoros.
Hay dos tesoros famosos de dos acaudalados famosos de la antigüedad, que aún no han sido encontrados. Es el tesoro de Ambrosio Alfinger y Anton garcia de Bonilla, el primero conquistador Alemán y el segundo, nieto de un acaudalado español, y que heredo una gran fortuna de su padre, llevándolo a ser uno de los más ricos del Cesar y Norte de Santander.
Son tantas los rumores y cuentos de fantasmas, tierras y casa que alumbran que es indudable pensar que no exista tales fortunas en esta gran tierra de guerras entre indios y conquistadores, donde se compraba y vendía con grandes monedas de oro español e indígena, donde era una fuente vial importante entre la ciudad de Pamplona y Santa marta, por donde se llevaban todo el oro de estas tierras.


galogarsa

Recibe Números En Tu Correo, Suscribete¡